imgres

Indies, hipsters y gafapastas, Víctor Lenore

Presentado por Carmen Peláez Santos y Miguel Alejandro Sislian Suez

Miércoles, 15 de abril de 2015

19:00 horas

Salón de Actos de la Facultad de Bellas Artes

Entrada libre hasta completar el aforo

VÍCTOR LENORE Nacido en Soria en 1972, lleva veinte años trabajando como periodista musical. Ha publicado artículos en El País, La Razón,Playground, Rolling Stone y El Confidencial, entre otros medios. Víctima temprana de la enajenación indie, fue uno de los fundadores del sello Acuarela, coordinador la revista Spiral y trabajador ocasional en el Festival Internacional de Benicássim. Durante dos décadas, colaboró en la revista musical Rockdelux, donde firmaba la sección de entrevistas Truco o trato. Fue miembro del grupo promotor de la publicación cultural de izquierda Ladinamo.

También ha trabajado como guionista en el programa de televisión Mapa Sonoro (TVE-2), comisario de la parte musical en la exposición La herencia inmaterial (Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona) y director de la colección de libros Cara B, dedicada a explorar en profundidad álbumes clásicos del pop-rock español. Es colaborador habitual de Minerva, revista del Círculo de Bellas Artes de Madrid. En la actualidad participa en foros de discusión cultural como Ecos del gueto, Fundación Robo o Señoras que hablan de música.

Anuncios

bertaviasmahou (zac, 2014)

 

Venían a buscarlo a él, Berta Vías Mahou

9 de abril de 2015

17:00 horas

Salón de Actos de la Escuela de Educación y Turismo. Ávila

 

 

 

BERTA VÍAS MAHOU. Licenciada en Geografía e Historia, Berta Vias Mahou (Madrid, 1961) es escritora y traductora. Ha publicado las novelas Leo en la cama (Espasa, 1999), Los pozos de la nieve (Acantilado, 2008) y Venían a buscarlo a él (Acantilado, 2010; Premio Dulce Chacón de Narrativa 2011); un libro de relatos (Ladera norte, Acantilado, 2001), el ensayo La imagen de la mujer en la literatura (Anaya, 2000) y tres novelas juveniles. Ha traducido del alemán obras de Goethe, Stefan Zweig, Arthur Schnitzler, Joseph Roth, Gertrud Kolmar y Ödön von Horváth. Acaban de concederle el premio Torrente Ballester de Narrativa por su novela Yo soy El Otro, que se publicará en septiembre del 2015.

CLUB DE LECTURA CAMPUS DE ÁVILA

Coordinado por M.ª José Bruña Bragado

Sala de Juntas de la Escuela de Educación y Turismo, Campus de Ávila

17.00 h

Jueves, 9 de abril: Berta Vias Mahou, Venían a buscarlo a él

Miércoles, 20 de mayo: Eloy Tizón, Técnicas de iluminación

CLUB DE LECTURA CAMPUS VIRIATO

Coordinado por Movex, Asociación cultural

Salón de actos del Campus Viriato, 17:00 horas

Miércoles, 18 de marzo: Lea Vélez, El jardín de la memoria

Miércoles, 22 de abril: Juan Gómez Bárcena, El cielo de Lima

CLUB DE LECTURA CAMPUS CIUDAD JARDÍN

Coordinado por Alberto Santamaría

Salón de actos de la Facultad de Bellas Artes, 19:00 h

Miércoles, 18 de marzo: David García Aristegui: ¿Por qué Marx no habló del copyright? La propiedad intelectual y sus revoluciones.

Martes, 12 de mayo: Víctor Lenore: ‘Indies, hipsters y gafapastas, crónica de una dominación cultural’. 

imgres

La trabajadora. Elvira Navarro

Miércoles, 3 de diciembre de 2014.

17:00 horas

Salón de actos del Campus Viriato

 ELVIRA NAVARRO  (Huelva, 1978). Estudió filosofía y es autora de  La ciudad en invierno (Caballo de Troya, 2007), La ciudad feliz (Mondadori, 2009) y La trabajadora (Random House, 2014), así como del blog Periferia (www.madridesperiferia.blogspot.com). En 2010 fue incluida en la lista de los 22 mejores narradores en lengua española menores de 35 años de la  revista Granta. En 2013 fue elegida una de las voces españolas con mayor futuro por la revista El Cultural. Su obra ha sido parcialmente traducida al inglés, francés, sueco, italiano, turco y árabe.

La vida social me horroriza

Demasiado a menudo se tiene la idea de que a los escritores, por andar todo el día enredados con las palabras, les encanta conversar. En las becas para escritores suelen exigirle al becario presencia en las actividades, y también que comparta su trabajo con el público mediante aburridas lecturas. A los escritores los invitan a dar charlas y conferencias, y como en cualquier oficio, se les supone interés por conocer e intercambiar pareceres con sus compañeros de profesión.

No sé cómo lo llevan la mayor parte de los escritores (los escritores naturalmente sociables no tienen cabida en esta reflexión), pero a  mí la vida social me horroriza. Uno de los motivos por los que escribo es por no tenerme que comunicar hablando. En una ocasión, mi terapeuta me obligó a llevar una libreta, a la que yo titulé “La libreta de hablar”, para apuntar mis intentos de acercarme a la gente hablándoles yo primero (esto último también me lo prescribió.) Odio todo lo que tiene que ver con la vida social (el tabaco, el alcohol, la comida), no por sí mismos, sino porque abuso de ellos al no saber qué hacer mientras estoy con gente ante la que estoy obligada a hablar. Cuando me reúno  con desconocidos, o con meros conocidos, mi único deseo es que la conversación acabe cuanto antes para salir corriendo. Si las circunstancias me lo impiden, comienzo a sentirme como cuando era niña y mis padres me mandaban a un campamento: angustiada, desamparada y triste.  Atrapada. Muy a menudo, esos desconocidos me parecen encantadores e inteligentes, y admiro su capacidad para compartir con los demás. En estas reuniones el único elemento desagradable y discordante soy yo. Siempre que me marcho, además de estúpida tengo la impresión de haber resultado egoísta y grosera, pues llego a mi casa llena de historias que seguramente utilizaré en mis libros, historias que los demás me han contado para remediar mi incómodo silencio, mientras que yo no les he dado nada.